En portada

2020, el año que nos sorprendió caminando en la dirección correcta

Iñaki Peralta

Consejero delegado de Sanitas y Bupa Europe and LatinAmerica

En uno de los años más difíciles que recordamos, nuestros profesionales asistenciales han demostrado su valía, su carácter, su dedicación, su resiliencia y, lo más destacado, su calidad humana. Aunque todos hemos sufrido, en mayor o menor medida, las consecuencias directas o indirectas de esta pandemia, han sido ellos quienes han estado en primera línea y quienes han soportado una presión y exigencia para las que nadie estaba preparado. Y todo ello, con una determinación y un coraje que nos han hecho sentir orgullosos día tras día.

Por eso, mis primeras palabras en nuestra memoria son de agradecimiento. Gracias a todos los que habéis cuidado de nuestros pacientes, residentes y clientes. Sois ejemplo e inspiración para todos. Y también sois el motivo por el que el resto de la organización ha trabajado sin descanso a lo largo de un muy complicado 2020, para daros soporte y apoyo en esta lucha contra la COVID-19 en la que habéis sacado lo mejor de vosotros mismos. En los momentos de cansancio y desanimo, que estoy convencido de que los ha habido, no podéis olvidar que habéis salvado muchas vidas.

Cuando hace años apostamos por las ventajas que la digitalización aporta a la gestión de la salud no podíamos prever lo que nos sucedería en 2020, cómo de importante iba a ser esa preparación de las herramientas digitales para estar cerca de nuestros pacientes este pasado año. Si Picasso decía que la inspiración había de encontrarle trabajando, en Sanitas la pandemia nos sorprendió con un avanzado proceso de digitalización, con un servicio de videoconsulta robusto y con muchos pasos dados en la dirección correcta de la hospitalización y atención domiciliarias. No previmos la pandemia, nadie lo hizo, pero sí teníamos claro que el futuro pasaba y pasa por la medicina digital.

Esta apuesta, junto con el compromiso, el esfuerzo y el tesón de todos los que formamos parte de Sanitas nos ha permitido enfrentar esta situación de manera más que aceptable. A lo largo de estos meses son muchas las ocasiones en las que he escuchado a compañeros decir el orgullo que habían sentido de pertenecer a una organización como Sanitas durante estos meses tan duros. Ojalá nunca hubiéramos tenido que vivir esto, pero, personalmente, me alegro mucho de haber vivido este 2020 en esta compañía.

Los profesionales que formamos parte de Sanitas hemos estado ahí para nuestros pacientes, pero también para la sociedad en su conjunto. Como no podía ser de otra manera, hemos formado parte del esfuerzo colectivo de lucha contra la COVID. Siempre desde el convencimiento de que nuestro sistema de salud, una sanidad sin apellidos, era la mejor receta para hacer frente al virus. Por eso, en nuestros centros hospitalarios hemos acogido a todas las personas que nos han necesitado, nuestro esfuerzo logístico y asistencial ha permitido la recuperación de muchos ciudadanos.
Y esta idea de que pertenecemos a un todo más grande que nosotros como personas o que Sanitas como organización es la que impulsa muchas de nuestras decisiones. Especialmente las que tienen que ver con nuestra idea de una buena ciudadanía corporativa. Las empresas hemos de ser agentes de cambio para facilitar la evolución de nuestras sociedades. Desde un compromiso sincero y profundamente arraigado en nuestro ADN, trabajamos para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por las Naciones Unidas y que son responsabilidad de todos.

La pandemia ha puesto de relieve, sin lugar a dudas, la relación directa entre la salud de las personas y la salud del planeta. Por eso desde Sanitas, donde nos dedicamos a cuidar de los demás, sabemos que no podemos hacerlo de forma completa si descuidamos el cuidado del medio.

En este campo trabajamos no sólo por neutralizar el impacto de nuestra actividad, sino que queremos revertir las cosas y sabemos que podemos generar un impacto positivo en los entornos en los que operamos. Ésta es nuestra intención con cada nuevo proyecto al que hacemos frente y la pandemia no ha hecho otra cosa que hacer que este convencimiento cale aún más en toda la organización.

Si podemos extraer alguna conclusión positiva de 2020, ésta sería que en Sanitas estamos bien enfocados. Trabajamos desde hace años los campos de la digitalización y la sostenibilidad de forma profesional y con el convencimiento de los que saben que tienen la razón de su parte. Lo hemos demostrado creando servicios digitales que sabíamos serían la norma, como BluaU, o dando vida a proyectos como nuestro buque insignia en materia de sostenibilidad, Healthy Cities. La realidad nos ha mostrado con claridad durante estos meses que nuestros esfuerzos nos sitúan en la dirección correcta, cuidando de las personas a la vez que cuidamos del planeta.